Clave de luna

Ya no quedan atardeceres (rojos) de carmín, de pasión, de besos en tu cielo (azul) El sol no se oculta porque ya dejó de asomar cansado de buscarla entre tus sábanas (negras) Los días se hacen tan largos en una habitación cerrada enfermo de nostalgia, de destino (falso) de corazón disléxico, arritmia diatónica notas desacompasadas... Leer más →

Será Septiembre

Respirar el tiempo y el espacio, quisiera. Física cuántica en ese hueco debajo de las sábanas, cuando todavía nos devorábamos con la mirada, donde todo era posible y previsible, donde la relatividad dilataba el momento y el éxtasis con la matemática precisión de un orgasmo compartido, implosión controlada, mi silencio y tus gemidos. Realidades paralelas... Leer más →

Momentos

Déjame remolonear un poco más en la cama.  Como si fuese sábado, como si mañana también lo fuese.  Sin prisas.  Siento un aliento helado en mi pecho y no sé si es tuyo o es mío, si te expiro o te respiro. Así que déjame retozar un poco más antes de enfrentarme a mi propia... Leer más →

Y yo también te quiero

Me pones el desayuno en la mesa con la misma sonrisa de anoche, cuando acabamos de discutir. Pensé en pedirte perdón esta mañana, pero veo que no hace falta, que has entrado en razón. Eres tan terca, a veces. ¿Cuándo comprenderás, de una vez, que mis necesidades de sexo son diferentes a las que encuentro... Leer más →

Sin matices

Soy una piedra azul. Soy Robert de Niro en “La misión” arrastrando por la selva un voluminoso atado compuesto de armas, escudos y armaduras, donde pesaba más el dolor, la culpa y el arrepentimiento que todo ese hierro oxidado. Y de ambos no podía desprenderse porque eran lo mismo.  Unas veces soy él, otras el... Leer más →

INRI

Cada uno elige su cruz. Cada uno carga con sus culpas y su calvario. Cada uno señala a sus traidores y les asigna su precio. Cada uno acepta su destino… Madera, hierro, sangre y… ¡Joder! ¡cómo duele! Me ha faltado poner lágrimas, pero de las de la cebolla, de la cebolla que estaba cortando antes... Leer más →

Bienvenidos al Paraíso

Despiertas un día en la orilla de una playa. Estás tumbado sobre la arena y la mar, en calma, acaricia con un suave vaivén tu cuerpo. Unas veces te empuja, como una madre temerosa que suelta las manos de su bebé para que camine por vez primera, y otras te atrae hacia ella, como queriendo... Leer más →

En el río

Es esa sensación, como que siempre llegas tarde Que no debiste pensar siquiera en llegar  Que no es tu tiempo ni lugar  Esa sensación de que nadie te echa de menos si no estás  y que, si te vas  a nadie importa tu partida y mucho menos tu destino De norma finges que no te... Leer más →

Mi mejor amigo

Hoy ha venido triste. No me ha saludado al entrar en casa, ni me ha mirado. Cuando llega así, y últimamente es bastante frecuente, prefiero no acercarme, sé que él también lo prefiere. Cero comunicación. Le hago un hueco en el sofá, su lugar favorito, para cuando quiera venir a sentarse y decirme algo. Escucho... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑